Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

UNA BOFETADA DE APOYO

OTRA OPORTUNIDAD

Foto: Jonathan Choloquinga, activista social con formación política.

El país está atravesando duros momentos, tenemos una nueva variante más contagiosa del Covid 19.  La economía nacional aún no se levanta. Un gran número de ecuatorianos que están arriesgando su vida por llegar a Estados Unidos. Hemos vivido la desastrosa situación en la que se encuentra el sistema carcelario. A pesar de tantas cosas negativas, con el temor de cerrar los ojos y despertar con alguna otra, seguimos luchando y un claro ejemplo de aquello es nuestro compatriota Richard Carapaz.

Llegar a los juegos olímpicos es el sueño de todo deportista de élite, más aún si se encuentra con posibilidades de ganar una medalla. Hace poco el ciclista Richard Carapaz consiguió bañarse de oro en Tokyo 2020, triunfo que lo festejo todo el pueblo ecuatoriano. Sin lugar a duda, el deporte es una pasión que lo viven muchas personas y aficionados, sobre todo cuando los deportistas llevan la bandera de todo un país, es la ocasión perfecta para despertar ese amor por la patria y dejar de lado malos momentos para unirse y alentar a quienes nos representan, no importa el deporte que sea.

Aquel triunfo fue la oportunidad perfecta para mostrar nuevamente las debilidades de un sistema deportivo que no fomenta el desarrollo de los deportistas en nuestro país. Esto porque lo conseguido por Carapaz ya se lo vivió con Jefferson Pérez, aquella primera medalla debía ser los cimientos de una política pública integral para que todos los deportistas cuenten con los recursos que les permitan alcanzar todos los triunfos posibles.

Pero desde la primera medalla ha tenido que pasar 25 años para volver a vivir un oro olímpico. Las declaraciones de quien hoy ostenta la presea dorada fueron crudas, pero muestran la informidad y el malestar de quienes luchan cada día por dejar alto el nombre del Ecuador.

Este triunfo es una nueva bofetada a todos quienes aún dudan de que los ecuatorianos están para cosas grandes, sobre todo para las autoridades; ellos tienen la responsabilidad de garantizar el crecimiento de los deportistas.

Sin duda, existe mucho talento, no solo en el deporte, tenemos grandes representantes en otras áreas, es momento de que nos apoyemos los unos a los otros, que brindemos ese apoyo a quien lo necesita, que confiemos en nuestros más cercanos, y que podamos gritar con más emoción cada triunfo de un amigo, un conocido, y de todo aquel que lleve una bandera ecuatoriana.

Esperemos que este triunfo no sea una emoción pasajera, y que nuevamente debamos esperar un cuarto de siglo para sentir ese orgullo de ser ecuatoriano.

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?