Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

Tras pandemia artistas intentan reactivarse

Tras pandemia artistas intentan reactivarse

Roberto Ricaurte, gestor cultural. Foto: Cortesía N.A

“La pandemia nos afectó a todos en general, pero más de 78% de los artistas han sufrido todo tipo de problemas, principalmente económicos; todos los lugares donde ejercíamos nuestra actividad artística se cerraron”, lamentó Roberto Ricaurte, presidente de la corporación Etcétera.

En el 2020 existían más de 16.000 gestores culturales en el país, afirmó ‘Beto’ como lo ubican mejor sus amigos más cercanos.  Entre los artistas había gran variedad de artistas musicales, actores, danzantes, titiriteros, mimos que trabajaban en restaurantes, centros de diversión, en la calle misma, pero por las restricciones de circulación, el toque de queda y la orden estricta de no generar aglomeraciones perdieron su fuente de ingresos.

Roberto contó que, incluso antes de la pandemia combatían contra el prejuicio y el rechazo al arte como profesión, “algunos de estos artistas se han reinventado y han utilizado plataformas digitales para salir adelante, pero existe una dificultad enorme para llegar a las personas y hacer de estas un medio sustentable de vida”.

Y aunque se realicen espectáculos con acogida por medio de las plataformas virtuales, el no actuar frente a las personas le da cierta opacidad al acto; el artista ya no es capaz de percibir los rostros, escuchar los aplausos, sentir el aroma mismo de un teatro, un espacio que les brinde la posibilidad de sentir que existen para su público. “Hay ciertos espectáculos que podrían prestarse para transmitirlos por redes sociales, pero suponen mucha dificultad dependiendo las necesidades de cada artista”.

Atrás quedaron los días que, gracias a los eventos culturales que generaban la economía de la ciudad se reactivaba, hoteles, restaurantes, bares tenían mayor clientela, y los artistas tenían una fuente de trabajo, a principios de la pandemia solo quedaron calles desiertas y negocios cerrados. “Queremos que las personas disfruten el arte y la acepten por lo que es, un potenciador de la economía y medio magnifico para transmitir y entretenernos”.

Pese a los conflictos, el 17 de diciembre del 2020, cuando existía más movilidad, por el quinto aniversario presentaron una obra y un “stand up” en el teatro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión, aunque pudieron invitar solamente al 30% de la capacidad del teatro, adoptaron todas las medidas de bioseguridad, ver público en una función tanto tiempo después, para Roberto fue como volver a la vida.

Al reinventarse se encontraron con todo tipo de dificultades, pero con decepción descubrieron que las autoridades no estaban en la misma sintonía. “Lamentamos mucho no tener el completo apoyo de las autoridades, en otros países, el sector artístico es valorado he impulsado, en cambio nosotros no hemos tenido autorización para ampliar nuestra audiencia”.

Sin embargo, este año, Roberto está motivado para reactivar estos proyectos a beneficio de todo los artistas ecuatorianos y su querida audiencia, han estado planificando actividades respetando las normas impuestas por las autoridades.

En los próximos meses se realizarán talleres de teatro para profesionales y docentes. La idea es que se implemente la actuación como una actividad pedagógica.

Pese a todos los escollos, la idea del latacungueño de 44 años es, hijo del titiritero más famoso de la provincia (Galo Ricaurte), anuncia que su lucha, golpeando puertas para conseguir que el arte y la cultura sean apreciados, valorados, continuará con o sin pandemia.  

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?