Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

Trabajadores entregan fábrica Explocen de forma simbólica, después de establecer acuerdos

Trabajadores entregan fábrica Explocen de forma simbólica, después de establecer acuerdos

Cuando se abrió las puertas de la fábrica. Foto: Twitter.

Los candados  no abrían, habían pasado ocho meses cerrados. Resguardaron la unión de 54 trabajadores que en el frío cobijó de unas carpas, lucharon ante lo que ellos consideraban injusto.

Nadie olvida el 13 de julio de 2020, cuando el nombre de la Fábrica de pólvora Explocen, ubicada en Poaló, norte rural de Latacunga, se volvió conocida en todo el país. Inició la huelga para rechazar el despido intempestivo de cinco empleados de 25 y 30 años de trabajo, sin liquidación y en pandemia.

Los candados tardaron en abrir la mañana del 24 de marzo del 2021, cuando “por fin” tras 253 días, alejados de sus techos, familias y todo aquello que amaban, los trabajadores consiguieron un acuerdo.

No fue fácil, hubo días en los que pensaron en dejarlo todo, en darse por vencidos. Uno de ellos fue la Navidad del 25 de diciembre de 2020, cuando increpados por la Policía Nacional fueron heridos en la lucha en un intento por desalojarlos.

Sin embargo, continuaron, no desmayaron. Buscaron la ayuda de la Iglesia, esta jamás llegó. “Nos quedan debiendo mucho”, cuestionó Freddy Caiza, secretario general del Comité de Trabajadores de Explocen. Hizo el reclamo en medio de la felicitación; la Defensoría del Pueblo, sí les ayudó.

Gracias a ello, se firmó un acuerdo entre los directivos de la Fábrica y los trabajadores. No se consiguió el contrato colectivo debido al desfalco económico de Explocen (en la pandemia registraron un millón de dólares de pérdidas).

Pero, se logró que se ofrezca estabilidad laboral por dos años, que se cancelen los ocho meses que los obreros estuvieron en la huelga. Sobre todo, se negoció que nunca se repita los despidos intempestivos de la pandemia.

Para recordarles que aquella experiencia amarga no se puede repetir, estuvo Andrés Ayala, vicepresidente del Movimiento Indígena y Cotopaxi (MICC). Anunció que “no quieren engaños”. Para evitar que sucedan de nuevo,  seguirán de cerca el proceso.

“Bienvenidos a esta nueva era de Explocen (…) vamos a trabajar para ser la misma empresa de siempre”, fueron las palabras de Byron Vizcaíno, gerente general de Explocen. Tras su intervención fue aplaudido, pero no más que Segundo Mera, quien escribió un poema “Recuerdos de la Huelga”.

Con voz sentida, con la mirada ardiente, leyó las líneas que escribió mientras sentían la ilusión de haber conseguido la meta. Levantar la huelga con acuerdos favorables. Hubo llanto, “amigos de verdad, con los que se consiguen los ideales de lucha, todos aprendimos algo de todos”, leía mientras en las pupilas de sus compañeros se recreaba cada noche de frío, de lucha y de fuerza que vivieron juntos y que los hermanaron.

Firmado el convenio con la presencia de la asambleísta Marcela Holguín, quien tendió constantemente la mano  a los huelguistas en su gesta de lucha, los empleados se reincorporarán desde la próxima semana. Lo harán con júbilo, recobraron sus empleos, volverá el sustento a sus hogares. Explocen se reactiva, en medio de un capítulo que nadie hubiera querido escribir.

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?