Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

Sin visitantes se queda Tangan falta promoción turística

Sin visitantes se queda Tangan falta promoción turística

Foto: Las columnas de Tangan se encuentran en el cantón Sigchos. Archivo / Internet.

Hace ocho años nadie conocía las míticas columnas de Tangan; rocas dispuestas una encima de otra, perfectamente uniformadas. Los únicos que las conocían, eran las personas que  vivían cerca de la hacienda San Marcos, a unas dos horas del centro de Sigchos – Cotopaxi.

Manuel Escudero y Ángel Villacrés, descubridores de estas columnas o pilares,  las describen así: “Están talladas en la roca, con dimensiones exactamente iguales entre sí, por lo que no pueden ser más que elaboradas artificialmente”.

Según los estudios arqueológicos de 1997, en esa zona hay vestigios prehispánicos que quizás pertenecieron a los sigchilas y después a los incas.

Los primeros expedicionarios enfrentaron grandes proezas para llegar hasta las columnas, como examinarlas y fotografiarlas de cerca.

Uno de los primeros en llegar a la expedición fue el exalcade e historiador, Mario Andino, quien desde el 2014 en adelante, intentó promocionar el espacio turístico, “logramos que la gente sepa que exista un lugar mítico”.

Durante el 2015 y 2016 se elevó el número de visitas, se creó un sendero para que los visitantes avancen caminando y puedan conocer este paraje, que hasta el momento sigue siendo desconocido su origen.

Para el 2020 la pandemia impidió que se generen visitas debido al confinamiento, “también la falta de preocupación por continuar con el proyecto turístico”, aseguró Andino, quien dijo que parte de dar movimiento económico al cantón es promover los lugares únicos, como las columnas de Tangan.

Las columnas, que de lejos se asemejan a una inmensa cortina gris, están  en la propiedad de Ramiro Uribe, un humilde campesino que desconocía la maravilla arqueológica que poseía.

Incluso abandonó sus tierras para migrar a otro lugar más habitado donde sus hijos estudiaran el bachillerato, pero cuando este propósito se cumplió regresó hasta Tangan y actualmente reside allí, con su esposa.

Uribe ha colaborado con las personas que llegan con el afán de conocer las columnas para su estudio; ha servido de guía en diversas expediciones, pero hasta hoy no percibe un verdadero beneficio de la existencia de las columnas.  

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?