Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

Sin feriado los agricultores «festejan» trabajando

Sin feriado los agricultores «festejan» trabajando

Foto: Historias conmovedoras se tejen al rededor de varios agricultores y comerciantes informales.

A sus 65 años Clara Caiza, no conoce otra manera distinta que labrar la tierra para ganarse la vida. Lo aprendió de sus padres, quienes a su vez aprendieron de los suyos. Sus manos gruesas, talladas con interminables surcos que aparecieron para acomodarse al azadón son testigos mudos de una vida de trabajo duro.

Siempre vivió en la parroquia San Buenaventura (oriente de Latacunga), ahí se casó y tuvo cinco hijos. Les dio de comer gracias a los frutos de la tierra, que fueron labrados bajo el sol y la lluvia, en la felicidad y en la tristeza; no paró cuando su esposo murió.

La mujer de aspecto amigable llega a Latacunga todos los jueves y sábados, no posee un espacio fijo en ningún mercado para vender sus hortalizas, las que trae cargando en su espalda en un saco de yute apoyado con una chalina. Suele buscar espacios abiertos, aceras frías e incomodas, pero de amplió transitar de posibles ‘caseros’ como llama a sus compradores.

La rutina de Clara Caiza empieza con los primeros rayos de sol y se extingue cuando muere el día; cuidar a los animales de corral, labrar la tierra, ocuparse de los trabajos del hogar, son a breves luces algunas de las actividades de la agricultora que, el viernes 30 de abril, feriando nacional por el Día del Trabajador llegó acomodarse en la avenida Amazonas desde las 08:20.

“No sé nada de festejos, de días de trabajadores, lo único que sé es que debo trabajar a diario si quiero comer”, relata mientras acomoda las hortalizas en la acera. Lo único que espera del día es poder vender todo lo que trajo, aunque eso rara vez ocurre.

Cuenta con pena, como a lo largo de los años ha visto cómo sus “caseros”, ahora compran en las grandes cadenas de supermercados. Los está perdiendo, y ya no le queda muchas fuerzas como en su juventud para  conseguir más. Por ahora dice que su única ventaja sobre los demás es que sus hortalizas no tienen ninguna clase de químicos, “eso es lo que les puedo ofrecer”, finaliza.

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?