REACTIVACIÓN ECONÓMICA ¿DÓNDE?

Eduardo Vargas

Foto: Eduardo Vargas, abogado en libre ejercicio.

Se habla demasiado acerca de la reactivación económica del país, pero sigue el desencadenamiento de la producción mundial, existen indicadores como los costes de los fletes de embarcación que siguen altos y eso se da porque existen desequilibrios en cuantos contenedores salen de la China y porque resetear la economía mundial realmente tiene un costo.

Para que exista una estabilización de precios posiblemente tendrá que pasar uno o dos años, en algún momento hubo incluso desabastecimiento de chips, esos que hacen funcionar a los grandes misiles o al  juguete más pequeño, es decir, afectó a todos los productos electrónicos y eso también es producto de esa guerra fría en la que se encuentran los países de Taiwán y China y eso afectaría al mundo y ya no tendríamos solamente problemas de alimentos y energía sino también de semiconductores,

Sin embargo, lo único que sabemos que en el nuevo lustro buscaremos con más ansias la paz, con el fin de vivir tranquilos, pero eso llegará si se estabilizan de alguna manera los precios y esto depende de la cooperación internacional. Hoy en día se está viendo que se puede cambiar el statu quo a través de la fuerza unilateral, como se aprecia en las rivalidades entre EE. UU, Rusia y China.

Todo lo antes mencionado repercute en nuestro país, porque vivimos en una misma aldea global más aun cuando se trata de dinero, es por ello que los coletazos de la pandemia, así como del manejo económico desacertado ha puesto en nuestro país en un escenario complejo, sin embargo, existen personas que manifiestan que estos 12 meses del Gobierno del Encuentro han servido para poner la casa en orden y que desde hoy vamos a salir adelante, alberguemos la esperanza de que así sea, pero los últimos datos del INEC señalan que la situación no ha cambiado en absolutamente nada desde hace tiempo, es por ello la ola de violencia como producto no solamente de los tiempos que vivimos sino de la miseria, pobreza y hambre en la que se vive día a día.

La única calificación que podríamos dar es que queda muchísimo por hacer, en razón que, si hablamos del precio del petróleo que estuvo sumamente alto, pero no se aprovechó, no ha existido la inversión social requerida, en tema salud a pesar de encontrarse bien fondeado el IESS no logra proveer medicinas, no funciona ni si quiera el call-center, en materia de seguridad nos encontramos fuera de zona de guerra, pero somos uno de los países más violentos con la tasa de muerte más alta por habitante, ya no existen carreteras y pretenden hacernos creer que con apenas 500 millones de dólares se arreglará las carreteras del país cuando sabemos que el presupuesto que se necesita es de por lo menos 3000 millones de dólares y eso afecta, sin duda alguna, a la reactivación productiva,

Sino preguntémonos ¿Cómo se puede viajar y llegar a nuestro destino sanos y a salvo?; en tema de educación, tenemos que recordar con mucha pena el masivo abandono de estudiantes, es decir, estamos empeñando el futuro de la juventud cuando no tienen al menos ciertas habilidades básicas y realmente no se ve irradiado en ninguna parte esa inversión social; es lamentable.

Lo dicho, no se refleja el alto costo del petróleo y pretenden hablar en las diferentes misivas gubernamentales de cuentas claras, pero también queremos ver de qué sirve todo ese dinero, quieren hablar de mayor recaudación tributaria, pero el problema no es el dinero, sino que no hemos visto la transparencia de las finanzas públicas, porque no sea mejorado en nada, salvo que tenemos vacunas, pero solamente es una pequeña parte de la reactivación.

El gobierno dice que ha recuperado entre 250 mil a 300 mil puestos de trabajo, pero eso es recuperación mas no reactivación económica, porque la reactivación inicia desde los trabajos que se perdió en la pandemia más un trabajo adicional, eso sí sería una reactivación, pero tampoco se refleja.

El Gobierno de manera concreta debe dar a conocer cuál es el plan de inversión social, es decir, explicar en qué se va gastar el dinero de los impuestos, petróleo, etc.; posiblemente en equipar a policías, mejorar carreteras, proveer de medicinas y servicios de salud, restaurar las escuelas, tener un plan de cómo se va a regresar a clases o la otra opción que se puede dar es volver la mirada al campo, tradicionalmente somos un país agricultor, estamos hablando que debemos cuidar a nuestros agricultores pensado desde un sector estratégico como una soberanía alimentaria.

Lo que tenemos que haber aprendido es que tenemos que acumular alimentos, tener políticas que protejan al campesino pero con la seguridad de toda la ciudadanía, uno de los recursos más preciados el día de hoy son los alimentos, incluso parte de las mesas del diálogo entre la CONAIE y el GOBIERNO es cuidar el campo; otra idea a largo plazo sería crear una política de transformación productiva o industrial, es decir, añadir un valor a lo que producimos, porque el Ecuador es un país caro y eso no va a cambiar, porque existen derechos adquiridos y la pelea no está en ello sino en darle más valor a lo que producimos.

Debemos dar un valor agregado a nuestra producción, si tenemos el privilegio de tener el mejor cacao fino del mundo, hagamos mejores chocolates; tenemos el plátano demos el plus hagamos chifles o puré algún tipo de commodities, dejemos de seguir haciendo lo mismo, vender petróleo y comprar lo mismo transformado en gasolina y con un coste alto, pero eso no solo depende del Gobierno sino también de los industriales o mejor llamado del sector productivo.

Recordemos que los que le hacen la verdadera competencia a estos señores industriales son los medianos o pequeños industriales, porque tienen un poco más de ambición o porque quieren tomarse el mercado, por ende tiene que ver con reglas del mercado que incentiven la transformación productiva, mediante un cooperativismo de la economía popular y solidaria, recordemos además que cuando uno hace el mejor chocolate es la misma persona el que pone el precio, pero cuando uno vende el cacao el precio lo ponen otros, es por eso la importancia de la transformación y además porque se estabiliza los ingresos de las personas que están involucradas en estas industrias.

Debemos comprender también las fallas de este gobierno que piensa que el Gobernar es secuencial, primero vacuna a todos, después reactiva la economía a la postre realiza cambios estructurales como reformas laborales, tributarias o inversión extranjera, paso a paso, pero gobernar no es nada de lo que realiza, porque gobernar implica hacer todo al mismo tiempo, por eso es política que viene de POLI, tiene que bregar con varios frentes al mismo tiempo como las paralizaciones que hubo y al mismo tiempo los amotinamientos en las cárceles, no es nada fácil el arte gobernar, no es como ser el dueño de una empresa o de una banco exitoso.

Para concluir, el país vive una época de hiperpresidencialismo, es decir, el presidente de la República tiene varios poderes incluso más que la Asamblea Nacional, entonces es posible que se pueda salvar la economía invirtiendo a corto plazo y luego pensar el legado que pretenda dejar el Presidente, como puede ser unas finanzas saneadas, mas carreteras.

Es decir, qué país quiere dejar, pensando que se viene una posible consulta popular la cual nos preguntamos si resolverá los problemas del ciudadano, lo dudamos, al menos si hablamos del dialogo en el ámbito social, al parecer se ha empeorado, lo cierto es que en las mesas del dialogo lo único que se ha resuelto es el tema de la banca y perdonar ciertos créditos, por lo demás está aún siendo negociado, y no existe solución alguna. Lo cierto es que la inseguridad no se ataca con seguridad, sino con inversión social, educativa y cultural pero no desde una perspectiva asistencialista

Publicidad

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?