Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

Pujilí es poseedor de uno de los centros históricos más bellos de la región

Pujilí es poseedor de uno de los centros históricos más bellos de la región

Pie de foto: La belleza de la arquitectura resalta en el cantón.

Pujilí guarda  centenarias edificaciones centrales, donde  aún reposan las memorias de músicos y poetas que se inspiraron en este rincón.

Al igual que el resto de pueblos situados en los páramos del occidente de la Cordillera de los Andes Pujilí estuvo habitada por Panzaleos. En el siglo XV Pujilí enfrentó la conquista de los Incas.

Durante el periodo de la Colonia el pueblo pujilense desarrolló la producción de especies vegetales y animales autóctonos, con ello hicieron posible la implantación de mitas, obrajes y batanes, el considerable grado de desarrollo humano, económico y social de este sector de la Real Audiencia de Quito, constituyeron méritos suficientes.

En 1657 el sector era conocido como la villa del Dr. San Buenaventura de  Puxili. Dentro del periodo republicano, a escasos 22 años de la fundación de la República del Ecuador, Pujilí es distinguido y reconocido el 14 de octubre de 1852 con la jerarquía de cantón.

De esta época una de las construcciones más emblemáticas es la iglesia, considerada una de las cuatro más antiguas del país.  La construcción inicio en 1680 y se concluye treinta años más tarde.

El templo esta cimentado con piedra pómez, consta de dos torres que destacan por encima de la edificación cada una de las cuales tiene sus campanarios culminando en forma cónica.

El templo está precedido de un amplio atrio como elemento tradicional de la liturgia, muy usual en las iglesias del mundo católico. Una cubierta  rectilínea que constituye la culminación de una nave longitudinal y a cuyos lados se alzan dos torres que sobresalen por encima del conjunto de la iglesia. Dichas torres tienen cada una un campanario y culminan en punta. Estas fueron severamente afectadas por los terremotos de 1949 y 1998, pero aún conservan su estructura esencial.

Es de estilo misional, a lo largo de la iglesia una sucesión de pequeños arcos apuntados de sección rectangular que descansan sobre balaustres.  El atrio, en su parte central, se ensancha hacia el centro del parque para crear dos accesos en graderío, lo que facilita el inmediato ingreso al templo.

“De ahí que los indígenas podían presenciar la celebración de la eucaristía sin la necesidad de entrar;  pero  podían hacerlo si así lo querían, aunque no estaban obligados a quedarse”, explicó Pedro Casa, expárroco de Pujilí.

La Iglesia es la parte central del parque Luis Fernando Vivero, espacio que antiguamente era una plaza donde los agricultores y ganaderos de los alrededores del cantón comercializaban sus productos.

En lo alto del Palacio Municipal esta su fecha de construcción 1899, esta antiquísima edificación conserva la parsimonia de la antigüedad.

“No hay que olvidar las calles pequeñas, silenciosas, románticas,  los altos balcones; le dan a Pujilí ese plus inigualable, caminar por allí, es regresar en el tiempo”, comentó Luis Andino Toro, conocedor de la historia pujilense.

Durante el año la fecha en la que acuden más turistas es durante las festividades del Corpus Cristi en las que este cantón recibe a más de 200 mil personas.

Aquellos visitantes que conocen el terruño durante la festividad, son los que más interesados se encuentran en volverla a ver; pero sin el tumulto, para admirarla en su totalidad.

“Cuando vine a la laguna del Quilotoa quise hacer una escala en Pujilí, la había visitado durante el Corpus Cristi, pero hay detalles que a uno se le escapa con tanta gente”, detalló David Luna, turista quiteño.  

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?