Polémica

Nelson Sánchez

Foto: Nelson Sánchez, abogado en libre ejercicio.

Vamos a crear polémica con el editorial que usted se encuentra leyendo este momento, y hablamos sobre la proporcionalidad del uso de la fuerza por la cual ha sido condenado en primera instancia el policía Santiago Olmedo, según la sentencia emitida por el Tribunal Penal de Chimborazo.

Tenemos dos posturas claramente identificadas, la primera que dice que no puede ser posible que se haya condenado a un policía cuando únicamente cumplió con su deber y salvó la vida de un adolescente y al contrario libró a la sociedad de personas que no aceptan las normas de convivencia social; la segunda que expresa que debemos actuar desde los hechos y las pruebas, que no podemos dar un criterio solo con lo que hemos visto en los medios de comunicación, que la vida está por sobre todo y que la policía debe tener protocolos adecuados que según dice la Fiscalía y los jueces en el presente caso no se cumplió.

En cada una de las posturas tenemos argumentos a favor y en contra que efectivamente incrementan la polémica, en cuanto al primer criterio, es cierto que no podemos dar opiniones solo desde lo que nos dicen los medios, debemos analizar, revisar y luego emitir nuestras apreciaciones; sin embargo, el mismo es completamente entendible desde las circunstancias de temor y de inseguridad que vivimos donde los delincuentes hacen de las suyas y efectivamente los policías  tienen temor de la represalia de la Ley.

En el segundo caso tenemos a quienes hablan desde los escritorios, muy difícilmente han viajado en bus, no han visitado jamás un barrio periférico donde las necesidades agobian, no han sentido el frío de un cuchillo en su cuello, ni tampoco han visto un delincuente con un arma de fuego frente a frente, y hablan desde la ciencia del deber ser, en la cual si estuviéramos en una sociedad perfecta ni siquiera necesitaríamos policía, pero lo rescatable de esta postura es la verificación del caso particular al menos leyendo parte del proceso, entendiendo que las normas si favorecen a los infractores de la ley y que si se quiere cambiar se necesitan cambios profundos en la educación y capacitación.

Les puedo decir que la profesión de Policía es una de valientes, donde no todos tenemos la vocación para hacerlo, y debemos apoyar a quienes se juegan la vida diariamente, las normas deben cambiar y aplaudimos el proyecto de Ley de uso progresivo de la fuerza que va a enviar el presidente, para que se debata, pero solo quiero que todos piensen que si era su hijo el adolescente que tenía el cuchillo en el cuello, hubiera preferido que pase por ahí el policía Olmedo y cumpla con su deber o no?.

Publicidad

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?