OTRA PERIODISTA VÍCTIMA DE DISCRIMINACIÓN EN LATACUNGA

OTRA PERIODISTA VÍCTIMA DE DISCRIMINACIÓN EN LATACUNGA

Foto: Bertha Chasipanta siempre viste sus atuendos ancestrales.

Ocurrió la tarde del miércoles 22 de junio, durante la denominada “Marcha por la Paz”, convocada por ciudadanos comerciantes de la capital de Cotopaxi. Bertha Chisipanta, comunicadora comunitaria de Radio Latacunga, fue designada para la cobertura. Nadie imaginó, ni por un momento que iba pasar.

A las 16:00, fue cuando la joven de 28 años, se dirigió al redondel de la FAE, donde se realizaba la concentración. Bertha vestía como acostumbra a diario: falda tipo anaco, blusa con decoraciones andinas, sombrero, aretes y huascas (pulseras de colores).

“A penas llegué sentí miradas duras, despectivas, no querían hablar conmigo”, relató la joven periodista que tiene cerca de tres años de experiencia, pero es la primera vez que se enfrentó a un duro cuadro, donde hasta temió por su seguridad.

“Pasó una señora mostrándome el dedo del medio, ni siquiera sé qué significa eso, solo sé que me sentí muy mal”, contó Bertha o ‘Berthita’, como la conocen sus compañeros y compañeras de la radio y quienes la vieron llegar envuelta en llanto de la cobertura de la “marcha por la paz”.

Una trasmisión en vivo que se realizó durante el evento, evidencia, de acuerdo a la periodista, la manera despectiva con la que se abrían dirigido quienes fueron entrevistados. Aquellas actitudes motivaron a la comunicadora a retirarse de la marcha.

Radio Latacunga prepara un comunicado formal para solidarizarse con la empleada del medio, y llamar a la sociedad a no polarizar los bandos; a respetar las diferencias étnicas y verse como iguales.

Precisamente, en este medio de comunicación, la mañana del jueves 23 de junio, se realizó un diálogo sobre racismo, con la socióloga Jaqueline Aimacaña y Luis Freire, librero.

“La idea de la raza es ficción”, dijo Aimacaña, quien explicó que, más allá de la genética está el discurso de la raza, que es meramente social, utilizado para categorizar, ejercer un control sobre los demás.

Recordó que en la época de la conquista, era visto como un sujeto al que había que mantenerlo controlado. Durante época de los noventa, en el primer levantamiento indígena se rompió y se volvió un actor social.

Freire coincidió al apuntar que, el racismo es un invento del poder, “la discriminación no solo es por la raza, peso, dinero, u otros”. Explicó que el racismo en Latacunga, se da porque consideran que son blancos puros, pero tales no existirían pues llegaron cerca de 500 hombres que se reprodujeron con mujeres de la zona. “Los racistas de Latacunga son los que vienen de Aláquez”, dijo. Además, apuntó que, tampoco hay indígenas puros.

Publicidad

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?