Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

OTRA OPORTUNIDAD

OTRA OPORTUNIDAD

Foto: Jonathan Choloquinga, activista social, con formación en Politología

El mundo se encuentra batallando contra un virus que cada vez aumenta su nivel de mortalidad debido a sus mutaciones. Los países se han volcado a la lucha a través de la toma de pruebas de covid-19, políticas de distanciamiento y la aplicación de distintas vacunas. Sin embargo, existe una preocupación que se empieza a visibilizar y es la desinformación en torno a las vacunas.

En marzo de 2020, todo empezó a ponerse gris para los ecuatorianos, el virus nos había puesto contra las cuerdas y se necesitaba unir fuerzas para salir juntos de una pandemia que muchos expertos decían iba para largo. Sin duda nos enfrentábamos al desconocimiento, a una rara enfermedad que no tenía muchas explicaciones sino dudas. Los medios de comunicación nos mostraban que la situación era muy grave, y advertían las consecuencias de no ser disciplinados con el aislamiento, y posteriormente el distanciamiento social. El mundo tenía un gran reto, y era elaborar una vacuna que permita continuar en la lucha por evitar más muertes.

Para julio de 2021, tenemos ya varias vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Ecuador se están aplicando tres: Pfizer, AztraZeneca y Sinovac. Con esto, el temor de ver morir a los más cercanos se aleja y el sueño de volver a nuestras actividades cotidianas se ve cada vez más cerca. Pero hay quienes han iniciado una campaña de desprestigio para las vacunas, esa campaña se ha difundido a nivel mundial y ahora es común encontrarnos con respuestas como: “no me quiero vacunar” “me van a poner un chip” “no sabemos que tiene” entre otras. Esta campaña se enfoca en mostrar aspectos negativos como la “marca” de la vacuna, la calidad, y las reacciones que provocan. El temor, el desconocimiento y la falta de empatía con quienes han vivido en carne propia el virus, hace que se reproduzca con facilidad esta campaña aprovechando el alcance que tienen las personas con las redes sociales.

Nos encontramos en un punto crucial, donde cada acción cuenta, está en nuestras manos motivar a que todas las personas que han sido víctimas de engaños, desinformación, o teorías conspirativas, reflexionen y accedan a vacunarse con cualquiera de las vacunas disponibles. Por otra parte, el Gobierno a través de sus diferentes carteras de Estado debe impulsar una campaña masiva promoviendo la vacunación, usar estrategias similares a la de otros países que permitan una pronta recuperación y reactivación de nuestro país. No podemos dejar pasar el tiempo y pensar que puede llegar otra oportunidad para volvernos a encontrar.

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?