OSWALDO TENORIO: TODA UNA VIDA DE SERVICIO EN LA CONTABILIDAD

OSWALDO TENORIO: TODA UNA VIDA DE SERVICIO EN LA CONTABILIDAD

Su oficina está ubicada al sur de la ciudad.

El 13 de noviembre de 1945, se celebró el primer Congreso Nacional de Contadores del Ecuador. Desde entonces, gracias al ímpetu de varias generaciones la profesión contable ha logrado notables avances para el bienestar del país.

En Latacunga, uno de los mayores exponentes de la profesión es Oswaldo Tenorio Jiménez, quien hace poco cumplió 70 años, 50 de ellos, dedicado a la profesión que le ha permitido trabajar en varias instituciones públicas y privadas.

Estudio en el Colegio Cotopaxi y se graduó como Contador Público; dice que ahora existen varias jerarquías hasta el cuarto nivel, “sin embargo, no podemos minimizar, un contador público es un elemento fundamental de cualquier empresa o institución”, dijo.

Explicó que, en ninguna empresa, emprendimiento, se puede dejar de lado los estados financieros. Si no hay información financiera es imposible emerger. En los países desarrollados un elemento fundamental es la presencia de un contador. “A veces vemos que nuestro país las cosas no salen bien, pues los estados financieros se dejan de lado”.

Empezó a trabajar en la antigua Cárcel de Latacunga, pasó por instituciones educativas. Más adelante tuvo su primera oficina, pero regresó a la empresa privada (Calzacuero), donde obtuvo varios logros como conseguir inversión extranjera. Nuevamente fue docente y ve en sus pupilas el sueño cumplido de haberlas formado integralmente.

Todo marchaba con normalidad hasta que, un intervalo en su vida descompuso su trajinar; la separación de su primera esposa lo afecto de modo que intentó canalizar su dolor por medio del consumo de licor. No se avergüenza de reconocer que estuvo atrapado en las garras del alcohol. Vivió momentos duros durante varios años, hasta que gracias a terapias y auto ayuda, emergió del fondo.

Sobrevivió de esta adicción para llevar un mensaje de esperanza, “si se puede salir de todo, con esfuerzo”. La contabilidad le ayudó a superarse, dice que le dio muchas satisfacciones, uno de sus logros más grandes fue crear la empresa de capacitaciones Fundel. La más importante de Latacunga, su hija Bárbara Tenorio le tomó la posta, “que satisfacción más hermosa que mis hijos hayan seguido el paso de los padres”, comentó lleno de orgullo y amor paternal, un referente de la contabilidad en Cotopaxi y el país.

Publicidad

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?