Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

Mendicidad: Un rostro con varios matices

Mendicidad: Un rostro con varios matices

Foto: Centenares de personas se apostaron a las calles a pedir caridad.

Daniel Proaño comenzó su travesía de Latacunga hasta la capital, el viernes 25 de diciembre, con el afán de pasar la Navidad con su esposa y dos hijas; su viaje arrancó  a las 10:00, pero no terminó nunca; Daniel no logra sacar de su cabeza la cantidad de niños y niñas, que sin temor a los vehículos a toda velocidad salían casi hasta la mitad de la inmensa pista a pedir “caridad”.

El joven de 28 años, no precisa cuantas personas habían desde Lasso (Norte de Latacunga)  hasta la entrada a Machachi – Pichincha que fue la zona donde encontró más personas. En su mochila ubicada en el puesto el copiloto (viajaba solo) tenía unas cuantas fundas de caramelos que eran para sus hijas.

Pensó en que sus niñas son lo suficientemente  afortunadas, que no les falta nada y que este año, podrían no tener caramelos, y donarlo para unos desafortunados, a los que la vida, parece haberles negado hasta la dignidad.

Daniel se estacionó un poco antes de llegar al nudo de Tipullo, límite de Cotopaxi con Pichincha; se disponía a tomar las fundas de caramelos de su mochila, pero en cuestión de segundos le impresionó lo que sucedió, “se abarrotaron alrededor del carro, como unos nueve niños y tres adultos”, cuenta mientras recuerda, que apenas tenía tres fundas, que no iba alcanzar para tantos.

Cuando bajó el vidrio de su vehículo, solo vio como las fundas eran prácticamente arranchadas de sus manos, los niños se fueron unos metros delante, donde Daniel pudo ver, como las fundas eran despedazadas, los más grandes se apoderaban de la mayor parte, mientras que los más pequeños, solo alcanzaban las sobras.

Impresionado Daniel se retiró del lugar, pero durante el trayecto la situación no cambió, niños, niñas, adolescentes, adultos y ancianos, no dejaban de pedir algo de “agasajo navideño”.  Uno de ellos perdió la vida el viernes 25 de diciembre.

A decir de José Rafael Maya, gobernador de Cotopaxi, el niño que falleció en la carretera no estaba pidiendo caridad, se dedicaba a las labores de campo. La autoridad contó que de acuerdo al Ministerio de Inclusión Económica y Social (Mies), se “estableció acciones” con 1800 personas, se activó el área lúdica a 60 niños, y se levantó a 450 personas en situación de mendicidad.

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?