Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

Los juegos y la alegría vuelven a La Laguna

Los juegos y la alegría vuelven a La Laguna

Foto. La alegría retornó a los parques de la ciudad.

Con ropa deportiva, un poco de agua y  su fiel compañero, ‘Káiser’,  Andrés Torres, ingresó al Parque Náutico Ignacio Flores, de La Laguna (norte de Latacunga), para realizar un poco de ejercicio; eran las 09:30 del domingo 10 de enero del 2021, el día pintaba perfecto para “gozarlo” al aire libre.

Para Andrés la época de la cuarentena (marzo – agosto), fue “el peor tiempo de su vida”, no podía salir de casa, hacer deporte.  Considera que aquel momento de extremo cuidado, pudo impedir que, “se enferme el cuerpo, pero se enfermó el alma”.

Por ello considera que la salud mental es muy importante, cuando llega hacer deporte y ve varias personas, que también llegan con sus mascotas, hijos, padres, todos dispuestos a disfrutar de un pequeño espacio, siente que ese es el camino correcto de la humanidad “perder el miedo”.

El joven de 23 años, que además estudia Psicología considera que hay que tener mucho cuidado en cumplir los protocolos de bioseguridad, en especial el uso de mascarilla y lavado frecuente de manos; pero que, hay que trabajar para que la llegada de una pandemia no se lleve la tranquilidad de las personas.

Tras dar cinco vueltas completas por el parque Andrés se dispone a comer alguna de las delicias gastronómicas que incurren a lugar, en la calle Ilinizas, donde cerca de 15 puestos ofrecen: Tortillas de maíz, choclo mote, fritada, ceviche de chochos, ensalada de frutas, quimbolitos, humitas, choclos con queso, empanadas de viento, entre otras delicias culinarias.

Mientras Andrés se decide qué comprar, María Fernanda y su hijo Abel, llegan hasta el puesto de ensalada de frutas, compran dos de un dólar, “son muy ricas, nutritivas, ideales para la hora del almuerzo”, comentó la joven madre, que tras dos horas de jugar a la pelota con su pequeño hijo de 10 años, se despedía del centro de diversión al que llega siempre, desde que empezó “la nueva normalidad”.

Desde la óptica de la mujer de 32 años, no se puede dejar de lado, los espacios de convivencia al aire libre, pero sí considera que en Latacunga el Municipio debería trabajar en la creación de un espacio amplió. Recordó el ofrecimiento del exalcade de la ciudad, Patricio Sánchez, quien ofreció crear un parque de La Familia, pero este jamás se concretó.

Con este criterio coincide Miguel Arévalo, quien llegó a caminar en compañía de su madre Eloísa Tapia, quien a sus 70 años, desarrolló ansiedad y depresión durante la cuarentena. De la mano, ambos arriban a las 14:00, a diferencia de Andrés y María Fernanda, Miguel y Eloísa tienen miedo, un profundo miedo a contagiarse.

Pero la realidad psicológica de Eloísa no le permite darse “el lujo de quedarse en casa”, mientras ambos pasean con su temor, centenares de personas, al menos unas 300  disfrutaban del espacio libre, hasta pasadas las 17:00 que se cierra el parque.

“No hay mejor remedio que la alegría”, dice Luis Antonio, mientras juega con sus dos hijos de seis y nueve años; se retiran a las 17:20, mientras patean una pelota por la calle, no se ve sus risas debajo de las mascarillas, pero se sabe que, aunque no haya lujos, aún hay alegría.

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?