Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

Las “mishqueras” son una leyenda viva en Pujilí

Las “mishqueras” son una leyenda viva en Pujilí

Foto.  El valor nutritivo del chaguarmishque es grande.

A quince minutos del centro del cantón Pujilí en Cotopaxi se encuentra el barrio 10 de agosto; las casas de adobe y tejado predominan en el paisaje campestre matizado por el gris de los pencos florecientes en los linderos de todos los terrenos.

El barrio es conocido pues acuña a las pocas “mishqueras” del cantón, estas mujeres son la última generación que conoce la técnica para extraer de los pencos un líquido llamado mishqui con el cual se prepara una bebida ancestral conocida como mishqui arroz o chaguarmishqui.

Una de las tradicionales mishqueras es Carmen Amelia Masavanda, de 64 años, quien aprendió la técnica de sus padres. Extraer el mishqui de la planta es todo un ritual; el primer paso es reconocer la madurez del penco, debe tener mínimo cinco años.

Se lo reconoce por el tamaño que alcanzó, por el grosor de su estructura. Del centro de la planta sale un cogollo que es una señal de que está lista para sacar el zumo.

Cuando se selecciona la planta se retira cuidadosamente una de sus extensiones parecidas a las hojas, para tener un punto de acceso al centro donde se concentra el líquido.

Para la extracción se usa un raspador para limpiar las impurezas y con un “pilche” (taza) se recoge el mishqui en una “pallana” (envase). Se recolecta el líquido dos veces al día, en la mañana y en la tarde.

De cada planta se puede sacar hasta cinco litros de mihsqui, una vez extraído se tapa el agujero de acceso al centro con una pequeña piedra para evitar el ingreso de animales como lagartijas, también para que no se llene de agua lluvia o impurezas.

Un cabuyo tiene una vida útil de tres meses, pasado este tiempo el líquido de mishqui se termina; pero la planta es utilizada para alimentar al ganado, antiguamente de este se extraía material para elaborar sogas, cuerdas, incluso lo usaban como shampoo.

Utilizado todo el  material del penco se retira su tronco para plantar nuevamente otro.

Para preparar el mishqui arroz se requiere tiempo y paciencia; el arroz de cebada debe ser remojado durante toda la noche en agua simple, mientras que el mishqui debe hervir toda la noche.

“El mishqui es un término kichuwa que significa dulce”, explicó Juan Albán, jefe del departamento de cultura del GAD Municipal de Pujilí.

Albán recordó que en la sierra centro el mishqui era un alimento recurrente en todas las comunidades, sin embargo, era en Pujilí donde se concentraban mayor cantidad de personas que realizaban esta bebida ancestral.

Incluso este cantón es el único que cuenta con un monumento a la “misquiera. Es por ello que la “mishquera” es un referente cultural.

La modernidad y la llegada de costumbres extranjeras le quitaron el protagonismo a esta bebida que era reconocida como uno de los alimentos más completos de la naturaleza.

“Cuando uno consume mishqui es mejor que una bebida energizaste industrializada, además de saludable y barato”, aseguró Klever Padilla, hijo de Carmen.

Padilla comentó que en su niñez y adolescencia fue criado con mishqui arroz, actualmente goza de una vigorosa salud, y energía que le permite trabajar, estudiar y hacerse cargo de su esposa e hijos.

Cada vez son más escasos los espacios donde se comercializa mishqui arroz, Delia Chicaiza, oriunda del barrio Brazales de Latacunga se dedica al raspado, cocinado y venta de mishqui desde hace más de 30 años. Recuerda que cuando inicio la gente consumía en grandes proporciones.

“Ahora no, son muy pocos los que toman el chaguar mishqui, ya no les gusta, las ventas no son las mismas”, explicó la mujer de 55 años quien se retira  paulatinamente del negocio.

Hace 15 años iba a la feria de los jueves en Saquisilí, martes y viernes en Latacunga, en ocasiones iba los sábados a Salcedo, pero ahora únicamente vende chaguar mishqui los viernes en Latacunga.

Según Chicaiza  de las más de 30 mishqueras que había en Latacunga hace unos 20 años, actualmente quedan cinco. La misma situación se contempla en Pujilí, Saquisilí y Salcedo.

Valor nutricional

Tanto la planta como su savia tienen un alto valor nutritivo y utilitario. En proteínas, el chaguarmishiqui tiene vitamina C, B2.

El chaguarmishqui es un probiótico, es decir, permite mejorar la digestión de los alimentos si se lo toma fermentado. Disminuye el dolor en las articulaciones en casos de artritis. Ayuda a asimilar el calcio en los huesos. Medicinal para la gastritis

Es apto para personas con problemas de azúcar en la sangre por su bajo nivel glicémico.

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?