LA VERDADERA MAGIA DE PONOCCIO  

VOLVER

Nathalie Aguilera, comunicadora social.

El feriado del primero de enero lo pase metida en casa comiendo el recalentado y en medio de uno de mis mayores placeres: el cine.

La película de Pinoccio de Guillermo del Toro era un pendiente en mi lista desde hace días y por ello decidí sumergirme en esta pieza maestra del séptimo arte que debo recomendar con todo mi entusiasmo.

En esta hermosa película que está hecha para toda la familia, la historia de los personajes y su viaje de vida, deja grandes enseñanzas que sin duda encuentran un lugar en el corazón del espectador.

La historia que enseñó a los niños que mentir hace crecer la nariz y que debes escuchar a tu conciencia, no pudo ser mejor retratada para dejar enseñanzas que considero son claves en estos días.

En primer lugar, entender que las mentiras no se pueden ocultar y cada vez se vuelven más obvias y grandes; una idea que si se aplicará en la vida real muchos políticos tuvieran la nariz tan grande como un árbol de eucalipto, pues precisamente en estos tiempos de campaña ya es tan obvio el discurso de falacias y engaños de los mismos políticos de siempre que Pinoccio se queda corto.

En el desarrollo de la película te das cuenta de temas como la muerte, la individualidad y la paternidad que impregnan el fundamento de la historia.

Pinoccio tiene una crítica a la guerra y a la falta de solidaridad en la sociedad, no es una película dirigida exclusivamente a los niños; porque los adultos vemos retratados los vacíos emocionales y la necesidad de afecto.

En un punto te hace entender como en ocasiones juzgamos lo distinto y lo que no entendemos, cuando Pinoccio que es de madera mira un cristo hecho de el mismo material colgado en la pared y pregunta a Geppetto ¿Por qué a él todos lo aman y a mí me desprecian? Es una pregunta clave en un tiempo de odio y discriminación, ¿porque decimos amar a Dios que nos hizo a su imagen y semejanza y al salir de la iglesia miramos con desprecio al mendigo de otra nacionalidad que no extiende la mano por un poco de ayuda?

¿Porque nos hemos vuelto tan insensibles a las distintas realidades?

El film hecho en la técnica de Stop Motion nos muestra que la vida es un hermoso relato y es tan frágil como arena en un reloj y cuando este tiempo termina no hay marcha atrás. Es por ello que esta historia deja la enseñanza de valorar cada segundo con quienes nos rodean, nunca sabemos cuándo será la última vez que veremos a la gente.

Y es aquí donde pregunto ¿qué le dirías a tus padres, tus hermanos, tus amigos, enemigos, familiares o pareja si fuera la ultima vez que lo vieras? ¿Serias así de frío, serías indiferente, preferirías pasar tiempo en tu teléfono en lugar de mirarlos a los ojos?

En fin, hay tanto que exprimir de esta obra maestra que ha cautivado mis sentidos y vuelvo a recomendarla porque me deja lecciones para iniciar este año, descubriendo el valor del tiempo con los seres queridos y la aceptación de cada uno de ellos a pesar de sus defectos.

Publicidad

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?