INVERTIR EN CRISIS

Eduardo Vargas

Foto: Eduardo Vargas, abogado en libre ejercicio.

En este momento seguimos quejándonos de la reducción del subsidio a la gasolina, la falta de obra y todo es culpa del Gobierno. Sin embargo, siempre criticamos las medidas que toma el régimen para tratar de palear el mal momento económico que estamos atravesando y olvidamos de hacer una propuesta o análisis. Criticar es fácil, pero proponer no tanto.

Posiblemente mi persona se encuentre muy lejos de establecer alguna solución, iniciando porque la economía no es una materia de mi conocimiento. Igual que todos no resta sino criticar. Trataré de hacer un análisis de algunas situaciones importantes que permitan mejorar criterios al momento de emanar opinión alguna.

Cuando se tiene una crisis hay tres rubros que no pueden ser negociados mucho menos sumisos sino tienen que ser potenciados al máximo como son: salud, educación y seguridad. No se sale de una crisis en dos ni en tres años, sino en generaciones, es por ello que se tiene que dar una formación adecuada a las nuevas proles. Se tiene que gastar más y mejor en educación en especial cuando hay crisis, con el fin de que nuestros hijos sí puedan recuperar la patria altiva y soberana.

Lógicamente cuando se encuentra en crisis se tiene que invertir en salud, porque un pueblo sin trabajo padece enfermedades y si está enfermo no trabaja, bastante es emprender sin plata, imagínese sin salud. Además, cuando el dinero no es suficiente decaen con ello las circunstancias sanitarias y empeoran, el estrés hace nido en el cuerpo de los más oprimidos y los jóvenes, la comida barata no siempre está en buen estado, por lo tanto se debe reforzar el sistema público de salud a toda costa.

¿Cuándo falta plata y trabajo qué incrementa? Obviamente la delincuencia, es por ello que se tiene que invertir en seguridad, policías mejor capacitados, mejores dotaciones, recursos y de modo paralelo un sistema judicial fuerte que proteja su trabajo cuando ha sido ejecutado correctamente.

El subir impuestos tiene dos caras de la moneda, posiblemente habrá un mayor ingreso en los primeros momentos, pero en un plazo medio o largo la producción se desalienta y baja el comercio y con ello el pago de impuestos. El poner impuestos a las importaciones para darle oportunidad a la producción nacional es bueno, siempre y cuando se tenga una industria local fuerte, que en nuestro caso no sucede. Posiblemente la industria agropecuaria podría funcionar, pero existen dudas de que puedan abastecer todo el mercado local.

La idea del que “pague más el que más gana” siempre ha sido una vil mentira, a manera de ejemplo, si se pone un impuesto del 10% al que gana 100$ entonces debe pagar 10$. El que paga $1.000 debe pagar $100. Pero si le ponen 10% al que gana $100 y 20% al que gana mil simplemente no es rentable y éste terminará yéndose a otro lugar donde sea rentable invertir.

Simplemente el que gana más ya está pagando más, porque va a tener la necesidad de gastar más por ende paga más impuestos, paga sueldos a los trabajadores que lo deben gastar en cosas que tienen IVA e ICE y si a la persona que tiene muchísimo dinero y le sobra plata, lo lógico es que reinvierta en otro negocio generando más economía. Pero ponemos impuestos con dedicatoria, el estado se convierte en indeseable y asusta a los inversionistas.

La solución no es la vía tributaria, eso nos vuelve menos competitivos y menos atractivos a la inversión. La opción a corto plazo posiblemente sea la explotación de recursos naturales o una muy metódica y diáfana explotación minera, sin embargo, considero que tampoco es la solución.

Lo seguro es que se debe regresar a ver la educación, aumentar la recaudación tributaria, pero sin subir los impuestos mediante la simplificación de los procesos del SRI. Los GAD´S tienen que crear mercados locales eliminando intermediarios. Con mucho tino y una vasta asesoría se debería analizar la aceptación al mercado de monedas virtuales.

Tenemos que aprovechar la espléndida situación geográfica que nos cobija y potenciar los puertos marítimos, mejorar los procesos burocráticos de esos negocios y bajar costes e impuestos a las importaciones de paso. Volvernos la puerta de ingreso a la mercadería que viene del Asia a toda Latinoamérica no es un sueño imposible. Cuando hay crisis se tiene que invertir mas no gastar. (O)

Publicidad

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?