Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

Estefanía una mujer que “Cocina con Corazón”

Estefanía una mujer que “Cocina con Corazón”

Aunque es Ingiera en Finanzas y Auditoria, su verdadera felicidad no está en los números, está en dar a los que menos tienen.

“Tenía escrito mi proyecto desde hace tiempo”, dice Ana Estefanía Quishpe, mientras relata, que su deseo, desde niña, siempre fue la labor social, la ayuda a las personas que menos tienen, aunque su profesión es ser Ingeniera en Finanzas y Auditoria, su verdadera vocación está en  recorrer las calles para socorrer aquellos olvidados por la sociedad mercantil.

Estefanía es la líder del proyecto, ‘Cocina con corazón’, que nació con la pandemia en mayo del 2020, sin embargo, ya cuenta con 15 personas; 10 voluntarios que cocinan y cuatro personas en la logística.

El trabajo del grupo, básicamente consiste en gestionar ayuda de la empresa privada para obtener alimentos que puedan ser procesados y después entregados a las personas de toda la ciudad, identificados con una situación de vulnerabilidad; niños, madres solteras y ancianos.

Con una chispa especial en la mirada, mitad alegría y mitad nostalgia, Estefanía cuenta que los niños de las calles ya los reconocen cuando los ven llegar, “nos abrazan, en ese momento a uno se le olvida la pandemia, lo único que quiere es recibir esa gratitud sana”, recuerda, mientras relata, que la gestión empieza muy en la mañana, en el centro de acopio.

Los chefs que cocinan son voluntarios que ven, lo que hay a la disposición para elaborar el menú, tan pronto todo está listo, los cuatro voluntarios de logística se organizan para empezar a recorrer las estrechas y empedradas calles de Latacunga y repartir sustento, aquellos, que a veces, en todo el día no han tenido la oportunidad de llevarse algo a la boca.

Estefanía tiene 31 años y desde los nueve, ve en la gente solitaria una oportunidad para justificar su existencia, ver en el rostro de los necesitados la esperanza de creer que hay alguien que sí se preocupa por ellos, “al principio creían que somos un grupo político en busca de votos, eso no nos interesa, estamos alejados de la política, solo queremos ayudar”. Por ello, en la actualidad se mantiene alejada de las instituciones públicas.

Estuvo en Cuenca durante tres años, ahí descubrió que su misión era ayudar, trabajó con niños y niñas de la calle, les enseñó que los números van más allá de sumar y restar; que sirven para la vida, para crear emprendimientos; para vivir.

Tiene dos hijos, que la ven como una heroína, a la que no le importa que una sociedad que no comprende la labor altruista la juzgue, “mi hijo a veces me acompaña, le gusta acercarse a la gente, le mueve el deseo por regalar alegría, eso me llena”, comentó mientras reconoció que más allá del concepto que se tenga del latacungueño, son personas solidarias que siempre están para ayudar, para dar.

Con entusiasmo cuenta que no está muy lejano el día que ‘Cocina con corazón’, tenga un lugar permanente para hacerlo un comedor comunitario. Ser legales, una Fundación constituida, está dentro de los planes, sabe que tendrá que esperar, pero disfruta el camino, pues sabe que las cosas se van dando, poco a poco.

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?