EL PONCHO ROJO

Eduardo Vargas

Foto: Eduardo Vargas, abogado en libre ejercicio

En mi paso por el sector público conocí personalmente a Leonidas Iza como presidente del Movimiento Indígena y campesino de Cotopaxi (MICC), justamente por problemas legales en los que siempre ha estado inmiscuido, supongo que es por el color rojo de su poncho, que imagino debe tener algunos del mismo matiz y que por su tonalidad fuerte le hace perder la razón, porque simplemente no podría imaginar al señor Iza en la Costa u Oriente ecuatoriano con el poncho rojo y que no se lo saque; pero lo característico del rojo es que demuestra dominancia y autoritarismo, personalidad que sin duda ha sido plasmada en varias ocasiones.

En medio de tanta amalgama de colores que tiene el arcoíris, precisamente el rojo al parecer es el favorito del Presidente de la CONAIE, ese color que denota ira, rabia, sangre, irreverencia. Aparentemente el poder de ese poncho rojo le estimula al punto de hacerle vibrar en su actitud contraria a un estado de derechos y justicia, el calor que emana ese poncho, le empuja a solicitar amnistías a la Asamblea Nacional, incluso a hecho que se refleje su emoción antes de hora para solicitar dialogo con la Fiscal de la Nación, lastimosamente sus oscuros intereses teñidos de sangre y fuego, en parte, han sido aplacados por una gris paz que se vive.

Ese poncho color rojo, también denota una onda larga como las explosiones parecidas a las sucedidas en el cantón del Puyo o en Shushufindi acompañada de una apreciación térmica alta como lo sucedido en la ciudad de Saquisilí donde un fiscal fue retenido ilegalmente o en la ciudad de Latacunga, donde vehículos de florícolas privadas, lugar donde sus propios hermanos indígenas trabajan para pagar los intereses de las entidades financieras, dichas empresas, fueron paradas por insurgentes, cobijadas de amenazas a ese sector donde el poncho rojo, hizo arder la flama de la insurgencia y vandalismo.

En la mayoría de videos, siempre se ha observado a Iza con su poncho rojo, calentando el ambiente electoral dentro de las filas de Pachacutik pero ¿existe propuesta alguna para que el MICC o la CONAIE ayude a sortear la pobreza de ese sector? No.

El poncho rojo, reflejó su iracunda capacidad de pacificar el dialogo en la basílica con su símil, donde estuvo a punto de dejarlo sin firmar el documento de paz, deslegitimándolo públicamente como líder, copiando lo que el Gobierno Nacional pretendió hacerlo con él. Además, el color rojo denota peligro y violencia, deseoso de poner en tensión a un país y aumentar la ansiedad, es que el rojo de cada una de sus palabras e ideas están plasmadas en su libro con esas mismas tonalidades carmesíes.

El poncho rojo hace notar una persona impulsiva, que podría seguir alimentando a la sociedad la idea de una deuda de más de 500 años, un estallido ensordecedor que se ha tornado tangible y en el cual, no podemos cruzar el mar rojo porque se tiño de rabia, donde todavía no aceptamos nuestra diversidad y no queremos organizarnos como Gobierno, Nación y mucho menos como Estado único.

El poncho al igual que nuestro país es multicultural y multiétnico, por ende, los colores de esa vestimenta son variados, es por ello que hay que saber aceptarlo, puesto que, ese mismo color vislumbra vitalidad, energía, efervescencia, esos aportes deben ser entendidos y ese mensaje debemos aceptarlo y madurarlo.

No por vivir en Ecuador debemos seguir aplaudiendo discursos ridículos, mientras quien grita tras un micrófono permite que sus semejantes delincan. El poncho, la guayabera y demás atuendos multiculturales y multiétnicos deben entrelazarnos mas no fragmentarnos sobre una historia que nos cuentan y nos cuentan mal.

Hace falta un protagonismo más sobrio y menos enrojecido, que lidere realmente un cambio, ya no quejándose sobre supuestas deudas históricas, acordándose que estamos saliendo de una pandemia que jamás tuvimos, es momento de curar heridas y superar la división.

Debemos gritar el “sí se puede” como en el futbol, que jamás pensamos en pasar a un mundial y lo logramos, de la misma manera debemos hacerlo hoy, porque sí es posible conseguir y alterar el sistema con un mejor matiz en los actos y con mejores personas. (O)   

Publicidad

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?