AÑO NUEVO, ELECCIONES NUEVAS

Eduardo Vargas

Foto: Eduardo Vargas, abogado en libre ejercicio.

En este nuevo año les envió un saludo efusivo, no sin antes agradecer al año 2022 por lo grato que ha sido, independientemente de todas las cosas sucedidas en nuestra Latacunga, por los problemas que nos dejan los politiqueros de turno, esperemos que los que llegarán en el 2023 sean más proactivos que los facinerosos actuales.

Por otro lado, es necesario manifestar que las elecciones venideras probablemente no definirán las posiciones en torno a lo que ocurra con el Gobierno y con la oposición, a pesar que la posición del Presidente Lasso al parecer no le interesa y mucho menos tiene interés y afán en que sus candidatos en las elecciones seccionales alcancen las curules dentro de los diferentes niveles de Gobierno, tanto es así que, en algunas jurisdicciones no tienen candidatos.

Por lo antes mencionado, debemos darnos cuenta que el movimiento CREO desde un inicio ha tenido una debilidad territorial, una falta de estructura y que no es de recién sino desde el inicio y eso se refleja en la falta de candidatos, CREO es un movimiento que en el principio se entendía como un movimiento que aglutinaba a un sin número de otras tiendas políticas y sociales, sobre todo en la campaña del 2017 donde podríamos recordar las reuniones mantenidas con pequeñas agrupaciones que apoyaban a la candidatura de Lasso y tenían enormes banners con diferentes logos, dando un verdadero concepto alrededor del movimiento CREO, sin embargo, estos diferentes movimientos políticos, como es costumbre, cuando se termina la fortuna se van y muy pocos son los que se mantienen juntos a su partido aliado.

Ante lo mencionado, hay que agregar que estos movimientos políticos, al momento que se dieron cuenta que se avecinan las elecciones y el referéndum avizoraron que estar cerca del régimen actual no les convenía y esa aproximación también les haría mucho más visibles con el referéndum, tomando en consideración que, instar a la ciudadanía a votar a favor a pesar de los bajísimos índices de popularidad que tiene el Presidente Lasso, podría causarles un revés político, pero, si mantienen un bajo perfil y no salen con numerosos candidatos a la palestra política, además de alejarse de la imagen del presidente y del Gobierno, podría permitir que los ciudadanos se concentren en las preguntas del referéndum por su contenido atractivo como la idea de abrir la posibilidad de la extradición o la disminución del número de asambleístas, puesto que son preguntas extremadamente populares para la población ecuatoriana.

Al otro lado del bando, el correismo le ha puesto todo el ímpetu posible al referéndum, a pesar que en las últimas elecciones les ha ido relativamente mal -comparado con su poder político en general- pero debemos tomar en cuenta que el correismo en las ciudades de Quito y Guayaquil, sobre todo en Guayaquil, el correismo ha venido compitiendo con otras figuras de izquierda que le retiran espacio a su nicho, por ejemplo: el correismo a tenido que coexistir, a veces separados y en otras ocasiones aliados como lo están en este momento, con el movimiento de Centro Democrático, así también en Quito, al día de hoy, la izquierda se aglutina alrededor de la candidatura del ex Alcalde Yunda, entonces eso debilita al correismo, y no le permite ser esa fuerza de izquierda, de hecho eso le convendría mucho en la ciudad de Quito por la dispersión que se mantiene en la derecha, no obstante así en Guayaquil porque la principal fuerza de la derecha sigue manteniéndose en la señora Cinthya Viteri y el partido social cristiano.

Hay que reconocer que el correismo está poniendo esfuerzo, pero quizá no sea suficiente, tal vez no obtenga redito alguno y no muestre efectividad como hasta ahora, pero ese esfuerzo tiene base en que, ellos comprenden que no pueden perder relevancia, sin embargo, están perdiéndola de manera lenta y eso puede terminar siendo fatal como movimiento político y esto se da, porque no han sabido sobrellevar el exilio de su líder y el correismo así como muchos otros partidos y movimientos políticos, tanto del pasado como del presente, dependen de la figura del líder, de hecho RC es por Revolución Ciudadana y ello coincide con las siglas de Rafael Correa, en todas las campañas se encuentra la cara o la silueta de su líder, sin embargo, al parecer, la figura de Correa en el exilio, no se asemeja tanto como a ese ex Presidente José María Velasco Ibarra que se hacía más fuerte en el exilio y con su silencio se hacía desear y terminaba regresando y el Velasquismo murió únicamente cuando murió su principal figura, más bien, parece una representación de Bucaram en el exilio que muchos años después de haber dejado el poder, siguió siendo fuerte e importante, estuvo cerca de poner sus candidatos en el poder, pero, eventualmente llevo mal su imagen desde Panamá y se terminó por disolver su fuerza política, a tal punto que el ex presidente Bucaram se encuentra en el País, totalmente desacreditado y sin ninguna relevancia política real, al menos en el tema electoral, por lo que, el correismo, al parecer, está tratando de evitar la lenta disolución de la fuerza de su estructura y están compitiendo contra el tiempo y probablemente no la ganen. Así empezamos el año, no muy diferente a cómo hemos empezado los últimos. Y nosotros, los ciudadanos, no hemos aprendido a elegir mejor. Cosa que es de vital importancia en esta época. Al final, la culpa de la situación sigue recayendo en los electores. La culpa sigue siendo nuestra.

Publicidad

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?