Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Su anuncio aquí, espacio disponible
Previous
Next

A LAS BULLAS

PLAN DE VACUNACIÓN 9/100

Foto: Nelson Sánchez, abogado en libre ejercicio

La pandemia del covid-19, más los problemas económicos que veníamos acarreando por la dilapidación de los recursos públicos en la época correísta, nos generó un déficit fiscal enorme, más la preventa de crudo, hace que el nuevo Gobierno que ni siquiera tiene 100 días en el poder, se tenga que enfrentar a graves demandas de grupos sociales que lo pretenden presionar con amenazas de huelgas, paros y manifestaciones si no accede a sus peticiones.

Los grupos tienen diversos tipos de recursos para hacerse escuchar y conseguir sus objetivos, uno de ellos es la capacidad de paralizar las actividades y generar temor por la violencia que se puede provocar en sus manifestaciones.

Quienes llaman a las nuevas manifestaciones para el día 10 y 11 de agosto, fueron los mismos que lideraron el paro de octubre de 2019, en el que recordamos haber paralizado por 11 días la producción y el trabajo, con destrozos en Quito, una Contraloría incendiada, así como el ingreso de manera  violenta a las empresas florícolas a impedir el trabajo, así como saquearon una empresa  láctea en el sector de Lasso, para obtener únicamente la derogatoria de un decreto ejecutivo, lo cual fue conseguido ante un gobierno débil, que no tenía apoyo.

Posterior a esos eventos, sucedió la pandemia, y todas las repercusiones económicas adicionales. Sin embargo, se estableció un nuevo decreto que estableció la liberación del precio de los combustibles, al principio con un precio bajo del petróleo no existía mayor problema, no obstante, empezó a subir el valor del crudo y empezaron a subir los valores de los combustibles y vamos varios meses en una espiral de incremento, que es lo que se solicita se deje sin efecto.

Segundo gran desafío para el nuevo gobierno, (el de la vacunación lo está cumpliendo acertadamente) que deberá buscar una salida negociada, pues depende del grupo indígena para mantener el control de la Asamblea Nacional, y no puede permitir que vuelvan a suceder los eventos de octubre de 2019, pues a más de la paralización que tenemos por la pandemia no puede existir una paralización por manifestaciones y peor por actos violentos, pues es lo que menos necesitamos en estos momentos, pues perdemos más de lo que ganamos.

Es necesario tender puentes y negociar, que las bullas sean en las mesas de trabajo y conciliación, y no en las calles.

Aliados estratégicos

Noticias Relacionadas

Abrir chat
1
Necesitas ayuda?
Contáctate con nosotros
Hola, en qué podemos ayudarte?